Contratar comerciales que no son comerciales

 

 A simple vista puede sonar extraño el título, pero actualmente nos encontramos con muchas empresas que contratan como comerciales a personas que no saben lo que es vender.

En las ofertas de trabajo nos encontramos que piden perfiles con una o dos titulaciones universitarias, idiomas, masters… pero de su capacidad para la venta nada, de eso no se habla, se da como normal que cualquiera pueda vender cualquier cosa a cualquier cliente, error. El caso es que no son empresas pequeñas las que hacen esto a la hora de conformar su equipo de ventas, lo hacen empresas que son multinacionales y que soportan fuertes presupuestos año tras año.

Hace unos años pude ver por el maravilloso Linkedin que un conocido que tenía una titulación universitaria,masters, idiomas… era director comercial, un tipo que no sabe hablar, que no sabe lo que es la venta y me consta que la despreciaba como una profesión menor,impresiona porque una empresa piensa en captar un perfil así para ostentar un puesto importantísimo para el crecimiento de la misma.

El vendedor, el jefe de ventas ,el director comercial son la cara de la empresa de cara al cliente, es la herramienta más poderosa que podemos tener, mucho más allá de una campaña de marketing o íncluso un producto, no lo olvidemos.

El vendedor genera beneficio a la empresa, ventas, sin ventas no hay empresa.

 

    Imagen

 

Anuncios

El riesgo de convertirte en un auténtico HATER

Imagen

     Hace unas semanas acudí a una serie de ponencias previas a un acto en Madrid. En ellas un reputado empresario que durante años ha tenido un éxito arrollador y con un importante conocimiento del mercado en el que nos movemos dió una charla que me dió que pensar.

El señor en cuestión durante muchos años ha mandado en su sector, ha tenido mucha gente trabajando para él, ha ganado muchísimo dinero y ha obtenido una posición comoda en la que asentarse actualmente… pero durante su alocución dió a diestro y siniestro al cliente que le da y le ha dado de comer durante años, desgranó lo que le gustaría que fuera el sector en los próximos años para que el vuelva a obtener el beneficio que antes tenía,crítico el funcionamiento de las empresas, de los departamentos de compra, de la forma de pedir el trabajo , de como le hacen perder el tiempo por cosas que no dan beneficios… la verdad que daba miedo.

Convertirse en un Hater, o llevándolo al castellano, en un odiador profesional, es un riesgo que se corre cuando se esta trabajando pero un lujo que jamás nos debemos permitir cuando estamos delante de un público y creo que tampoco sin estar delante de él. Hay que saber adaptarse a los tiempos, creer en tu forma de trabajar y no buscar excusas en el funcionamiento del cliente, eso no te va a dar más facturación, eso no va a reforzar tu imagen y eso no te va a hacer feliz.